Aquest lloc web utilitza cookies per recopilar informació estadística sobre la navegació dels usuaris i millorar els seus serveis amb les seves preferències, generades a partir de les seves pautes de navegació. Pots canviar la configuració o obtenir més informació a la nostra Política de cookies.

Blog

¿Cómo nos puede ayudar el quiromasaje en nuestra vida?

¿Cómo nos puede ayudar el quiromasaje en nuestra vida?

Aunque muchas técnicas de masaje se llaman quiromasaje, este término debe ser utilizado para describir una técnica creada por su inventor, el Dr. Ferrándiz, quien, basándose en conocimientos de técnicas alemanas, suizas y orientales, desarrolló su propia técnica. Y para diferenciarla de otras técnicas, le dio el nombre de quiromasaje manual; es decir, masaje con las manos, sin el uso de ningún aparato.

Efectivamente, el quiromasaje o quiropráctica son un conjunto de técnicas que utiliza el masajista para tratar al paciente de diferentes dolencias.

Un buen quiromasaje se compone de la siguientes partes o fases:

  1. Ejercicios preparatorios: exploración, contacto inicial, pases sedantes magnéticos, etc.
  2. Amasar: para distorsionar y alargar las fibras musculares,
  3. Ejercicios específicos: distintos para cada caso en particular, y
  4. Ejercicios de finalización: vibraciones, tamborileo con los dedos, drenaje venal y pases sedantes magnéticos

En algunas ocasiones y dependiendo del estado de salud del paciente se mezcla el quiromasaje con otras terapias alternativas como la acupuntura y la homeopatía.

Ésta técnica se utiliza para disminuir el dolor de los pacientes de diferentes dolencias como contracturas musculares, dolor de las articulaciones, tendinitis entre otras patologías.

El quiromasaje se basa en la acción mecánica de las manos sobre la piel con unos movimientos realizados con un ritmo y una velocidad determinada y que tienen un efecto inmediato sobre nuestro sistema nervioso y circulatorio. Uno de los objetivos principales de esta técnica es que, en todo momento, el paciente se sienta a gusto y reconfortado de forma física y mental.

Una de las finalidades del quiromasajista es descontracturar, relajar y estimular los tejidos blandos de los pacientes. De todas formas, no cualquier dolencia es apta para recibir un quiromasaje. Un médico especialista es el que tiene que recomendar si esta terapia es adecuada para la dolencia del paciente.

Siempre, para cualquier dolencia, lo más recomendable es acudir a un profesional y que éste nos deriva al especialista más adecuado.

Los beneficios del quiromasaje

Los beneficios de este masaje en el sistema nervioso depende, en gran parte, de la reacción directa de los nervios estimulados. Nuestro sistema nervioso puede reaccionar de una forma u otra dependiendo del tipo de movimiento que nos haga el quiromasajista. De todas formas, por norma general, el masaje causa una sensación relajante que nos proporciona grandes dosis de bienestar.

El sistema nervioso está formado por el cerebro, los nervios de la médula espinal y las terminaciones nerviosas. Además de mejorar las dolencias físicas, el quiromasaje también proporciona un gran bienestar en nuestro organismo. Algunos de estos beneficios son los siguientes:

  • Aumenta la temperatura de la piel
  • Estimula la circulación sanguínea y linfática del cuerpo.
  • Estira los tejidos blandos eliminando posibles adherencias.
  • Oxigena la sangre.
  • Estimula y relaja músculos, tendones y el sistema nervioso en general.
  • Relaja el sistema nervioso central y equilibra el estado anímico
  • Favorece la producción de enzimas
  • Estimula el tacto, la presión y los receptores de la piel.
  • Afecta a los neurotransmisores del cerebro y aumenta la secreción de endorfinas.
  • Según el tipo y durada del tratamiento, puede tener efectos relajantes en el sistema nervioso.
  • Reduce las condiciones del dolor.
  • Ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo.

La relajación y el bienestar emocional es una de las partes más vitales de nuestro cuerpo y, a la que pocas veces, le damos la importancia que se merece. El quiromasaje nos ayuda a relajarnos dándonos un estado mental terapéutico que equilibra nuestro organismo.

Además:

  • Favorece nuestro sueño por las noches
  • Disminuye nuestro nivel de estrés
  • Proporciona calma, seguridad y confianza en nosotros mismos.
  • Genera un sentimiento de bienestar que libera energía positiva.

Algunos estudios han demostrado que el quiromasaje puede aumentar la dopamina y la serotonina. Ambos estan relacionados con la felicidad y el bienestar y ayudan a reducir las hormonas del estrés.

¿Cómo funciona el quiromasaje? ¿En qué consiste el tratamiento?

  • Ejercicios previos al inicio de la terapia
  • Exploración: Antes de empezar la práctica, el quiromasajista toca la zona a masajear y comprueba el tono muscular del paciente. También se fija en los posibles puntos de dolor donde la dolencia es más grave.
  • Fricción: Esta etapa consiste en realizar movimientos pequeños con las palmas de las manos sobre las partes del cuerpo concretas a tratar. El objetivo principal es producir calor y que el paciente se sienta relajado y en completo bienestar.
  • Inicio del quiromasaje: Es en este momento cuando el masajista aplica cremas sobre su mano y la zona a tratar. En todo momento, los productos que utilice estarán en consonancia con el paciente y de acuerdo con el tipo de su piel para no hacerle posibles daños.
  • Pases magnéticos: Estos movimientos son superficiales y hechos a un ritmo muy lento aplicándolos con la yema de los dedos.
  • Circulación: Para facilitar la circulación de la sangre, el quiromasajista empezará a dar pequeños toques en diversas zonas del cuerpo del paciente con movimientos en dirección al corazón para facilitar la circulación rápida.

Maniobras

Las maniobras de manipulación se dividen en diferentes grupos:

  • Digital: Se utiliza la yema de los dedos realizando pequeños círculos sobre las zonas más adoloridas.
  • Digitopalmar: Se masajea una zona en concreto con la palma de la mano.
  • Nudillar: Se maniobra la zona de color con los dedos de las manos y siempre apoyando la segunda falange para que el masaje sea más efectivo.
  • Pulpopulgar: Se trabaja con el pulpejo de los pulgares realizando pequeños círculos pero efectivos.

Percusiones

  • Palmadas: Se divide en la cóncava, la plana y la digital. La primera se desarrolla con la mano cóncava y así el movimiento surge de la muñeca. Esta técnica se utiliza para tonificar la musculatura y relajar el sistema nervioso. La segunda, se realiza exclusivamente con la palma de la mano, y la tercera -la digital- se emplea únicamente con los dedos para trabajar la zona.
  • Cachete Cóncavo: El trabajo se realiza con el puño entreabierto para hacer un movimiento más profundo y directo con el objetivo de disminuir la zona adolorida del paciente.
  • Cachete Cubital: Se utiliza el borde exterior de los dedos más pequeños, los meñiques.

La formación de Quiromasajista en España

Para poder ejercer de quiromasajista en España, actualmente, no existe ningún título de Técnico ni de Técnico Superior en Masajista o Quiromasajista, que figure en los catálogos de títulos de formación profesional, del Ministerio de Educación ni de otras administraciones públicas estatales o autonómicas.

Por tanto, no existe ningún organismo oficial que acredite la legalidad de ejercer la quiropraxia fuera del marco de la Fisioterapia. Lo cual da pie a que existan escuelas, academias, o incluso formación online de masajista.

Eso no quiere decir que no existan buenas escuelas de masaje, ni que el masaje no esté regulado, simplemente no hay un único título oficial equiparado en todo el territorio nacional, lo cual da lugar a que la formación sea heterogénea.

Como todo profesional, el quiromasajista tiene que hacer una formación específica para poder realizar su trabajo con total seguridad y confianza ya que está en ello la salud de sus pacientes. El principio “Primum non nocere” (Lo primero es no dañar) también se aplica en este sector y es una de las bases que aprenderá el quiromasajista cuando se forme para pode ejercer su actividad profesional. El Curso de Quiromasajista de Dinàmics, lo capacitarán como futuro quiromasajista para que conozca las técnicas y tratamientos a realizar y siempre con la condición de evitar causarle daño al paciente adolorido.

Durante la etapa de formación, a los alumnos se les imparten clases de anatomía y de técnicas específicas del quiromasaje. Esta formación es muy completa ya que también incluye aspectos de la conducta ética del profesional dando mucha importancia a la relación del masajista con su cliente. Estos estudios son vitales para su formación como profesionales pero también para su empatía ya que, al fin y al cabo, tratarán con personas.

Articles Relacionats